25.6.13

¿Qué NO necesita el recién nacido? Una lista y un buen consejo

Hay una pregunta constante entre todos los futuros padres: ¿qué necesito comprar para cuando llegue el bebé?
En Internet encontraréis cientos de listas y no seré yo quien descubra el Santo Grial. Pero sí os voy a dar algo que yo agradecí cuando me tocó mi turno: un recordatorio, una "contra-lista" y un consejo.

Primero, el recordatorio. Algo que olvidamos cuando nos lanzamos como descosidas a hacer compras mientras arrastramos la barriga:  LAS TIENDAS VAN A SEGUIR ABIERTAS DESPUÉS DEL PARTO.

Parece una obviedad, pero de verdad que se te olvida. Será efecto de la emoción, de las hormonas, no lo sé. Pero el caso es que a veces parece que necesitamos comprar todo antes de que llegue el día D cuando, en realidad, no necesitaremos muchos de esos trastos hasta pasado un tiempo. Poniéndonos en el super extremo, pensad que con tener una cuna, pijamas, bodies y pañales sería más que suficiente para pasar una primera noche. Luego tendrás toda la vida por delante (y un padre al que mandar a hacer recados). Sí, es recomendable comprar todo antes del nacimiento porque luego estarás muy liada, pero, please, sin agobios.

Segundo, la contra lista. Para encontrar la enumeración oficial de cosas que necesitáis para el bebé tenéis, como decía arriba, todo el universo de internet. Pero... ¿realmente hacen falta todas esas cosas que nos dicen? Mi respuesta es que NO. Que nos llenan la cabeza de trastos cuando estamos embarazados y luego nos podemos encontrar con que hemos hecho un gasto innecesario.

Mi lista B (la de la experiencia, corta, pero experiencia al fin y al cabo) os recomienda lo siguiente:

  • Cuidado con cuántos pijamas, bodies, y prendas en general, compras para el recién nacido. Es muy normal que tus amigos te regalen ropitas para los primeros días. Y el bebé crece muy rápido, así que si te pasas, posiblemente dejes muchas cosas sin utilizar. Compra lo básico: como muchísimo un pijama y un body para cada día (hay lavadoras!). Luego, una vez que tengas al bebé en brazos, podrás comprar el resto y evitar imprevistos.
  • Ojo con las cantidades que recomiendan las listas que circulan por internet. Es fácil que leas, por ejemplo, "4 toallas con capucha". Cuatro, sí. Yo tengo 2 y voy más que de sobra. Con los bebés, insisto, uno pone mucho la lavadora. Y si vives en EEUU, con más razón, porque quieras o no te toca usar la secadora, así que en dos horas tienes toda la ropa como nueva.
  • Si optas por la lactancia materna, espera a tener a tu bebé en brazos para lanzarte a comprar todos los utensilios. Por mucho que una quiera, a veces no funciona: el bebé no agarra, a la mamá le duele u otro tipo de problemas. Si eso te sucede y te has comprado ya el sacaleches, los discos de lactancia o los sujetadores especiales puede que hayas hecho un gasto innecesario.
  • Es aconsejable tener un equipo esterilizador de biberones... o no. En mi caso, por ejemplo, con la lactancia materna no nos ha hecho falta usar el bibe hasta los 6 meses, cuando ya no es tan imprescindible esterilizar. Así que, una vez más, te recomiendo que pienses bien esas compras o que las hagas después del parto.
  • En cuanto a los propios biberones, mi consejo es comprarlos grandecitos. Así te sirven para más meses y, además, son más fáciles de limpiar con el palito del limpia biberones. Los pequeñitos son muy cucos pero... también un poco trasto cuando tienes que guardarlos.
  • Chupetes. No te emociones comprando chupes personalizados y bonitos de varios tipos y colores. Puede ser que a tu bebé no le guste ése que tanto te ha costado y que tengas luego que ir probando otros tipos. O puede que te  pase como a mí: que la enana no quiere el chupete ni en pintura. Menos mal que gran parte de ellos fueron regalados. 
  • Pañales. No te emociones con los mega paquetes del Carrefour. Los niños crecen muy rápido y puedes quedarte con la mitad sin utilizar.
  • Braguitas desechables. Acuérdate de echarte unas para el hospital. Para ti. No es cosa de afear el post siendo demasiado explícita. Pero confiad en mí: os vendrán bien para los días de ingreso.


No me voy sin el consejo. Es doble. El primero, que aproveches para comprar todo en el segundo trimestre. Yo no me lo creía mucho, me vine arriba en el quinto mes pensando que mi energía duraría siempre.  ¡¡¡Error!!! De pronto te  puede el cansancio y lo último que te apetece es irte de compritas.

Y el segundo consejo: disfruta. A veces llevamos esa lista maravillosa de cosas necesarias como si se tratara de los temas de la selectividad. Y lo que hay que hacer es disfrutar. Recuerda: las tiendas seguirán abiertas cuando pase el melón por donde cabe un limón.

Besos.com

20.6.13

Pelotas de Pilates, mágicas para dormir al bebé

El producto de hoy es bastante familiar para muchos.

Es la típica pelota para practicar Pilates o Yoga, con posturas tan originales como ésta:
Olvidando este tipo de contorsiones, dicen que es recomendable comprar una cuando estás muy embarazada. Que en la etapa final te ayuda a que baje el bebé (además de echarte una mano a mantener la forma durante los 9 meses). Me gustaría hacer hincapié en que es lo que "dicen", pues no he encontrado ningún estudio objetivo que así lo demuestre.

Imagen de crecerfeliz.es
En mi experiencia personal, boté y boté como una loca, pelvis arriba y abajo, delante y detrás. Y salvo unas cuantas agujetas, no sé yo si se notó mucho, pues la enana se retrasó después de tenerme eternas horas dilatando. Me han dicho que fue mi culpa porque no supe usarla bien: que lo suyo es meterla en la maleta que te llevas al hospital. Una vez allí, debe de ser mano de santo para que termine de bajar el bebé, dilates del todo y te pongas de parto. Pero oye, que yo no me veía inflando la pelotita en la habitación del hospital con las enfermeras mirándome con muecas tipo esta-chica-se-ha-vuelto-loca. La cara del médico viéndome botar entre visita y visita ya habría sido total.

Con LaHeredera ya en casa, pensé que vaya mala inversión había hecho. Pero ehhhhh! que no, que no! Que lo mejor estaba por llegar! Como ya os he contado alguna vez, lo de dormir no es el punto fuerte de mi enana. Y hubo un descubrimiento que me dio la vida: niña+pelota= dormir en dos minutos.

En ese momento en el que estaba rabiosa con los dichosos cólicos, en el instante justo en que mi espalda iba  a quebrar, me sentaba y, al ritmo de boing, boing, se quedaba sopa. Mano de santo. Nadie me creía... hasta que lo probaron.

Así que con esta pelota lo de acunar a los niños ha pasado a la historia. Y te ahorras muchos dolores de espalda. Que sí, que luego cuesta desacostumbrarla y que tiene que dormir sola y todas esas cosas. Pero si te toca un bebé poco dormilón, hay que verse en el momento justo para entender todo esto que te cuento.

Besos.com

17.6.13

Primo EuroBath, la mejor 'yatebañera'

Les presento a lo que hemos bautizado en casa como "el Yate de Sofía":
Sí, es su bañera. Corrijo: su pedazo bañera. A primera vista, puede parecer una locura comprarse una como ésta cuando uno espera un bebé. En esos momentos, uno piensa en ahorrar espacios. Uno se deja llevar por las cosas "mini", en consonancia con el tamaño del nuevo inquilino que llegará a casa.

Bajo esa premisa, la oferta del mercado es inmensa. Encontraréis bañeritas de todos los colores y texturas que prometen maravillas. Pero, al final, la cuestión es bien simple: se reduce a buscar algo que sea cómodo para tu bebé pero que, a la vez, no se le quede pequeño a la primera de cambio.

Me atrevo a decir que Primo EuroBath es una de las pocas bañeras que consigue ese objetivo. Bueno, para mí es la única. Desde que la compramos, los baños son otra historia, se han acabado los lloros y la enana disfruta. No os niego que es un incordio para guardarla porque ocupa un montón, pero de verdad que merece la pena.

Foto de Babibom, esto es,
 de la bañera que compramos al nacer
Sofía y que no duró ni 4 meses
Ahora puede que estéis pensando que sí, que muy bonitas mis palabras, pero que tú no metes ese trasto en casa. Lo mismo pensaba yo y me decanté en primer momento por la Tummy Tub, pensando que luego me las podría apañar para meterla en la bañera de verdad. Al principio fue bien, pero la Tummy pronto se quedó enana y la niña estaba incómoda. En la foto que os pongo aquí (a la derecha) todo parece muy bonito, pero pensad que para lograr una imagen como esa el bebé debería poder sujetar la cabeza.

Si tu bebé aguanta ahí comprimido más allá del cuarto mes (mis sobrinos lo han hecho), la Tummy está verdaderamente bien. Pero ante esa incógnita, creo que es más fácil acertar desde el principio y comprar la bañera/yate. Haced la prueba y buscad más opiniones sobre ella, seguro que la mayoría son positivas. En el mundo de los blogs recomiendan no dejar links que saquen de tu propia página, pero como yo de eso entiendo poco y estamos aquí para ayudar, os dejo el enlace a los mil usuarios de Amazon que la han probado: http://www.amazon.com/Primo-340W-EuroBath-Pearl-White/product-reviews/B000056OV0/ref=dp_top_cm_cr_acr_txt?ie=UTF8&showViewpoints=1


Besos.com

14.6.13

Elegir un sonajero no es tan fácil como parece...Mis favoritos

Nunca pensé que comprar un sonajero fuese algo difícil. Pero sí, doy fe: llegas a la estantería de la tienda en cuestión y ves decenas de trastos de mil colores. Y no sabes cuál escoger. Todos parecen iguales.

Tras algunas compras poco exitosas, cayó en mis manos un artículo que hablaba de Baby Einstein Bendy Ball.



Decidí probarlo (descubrí después que es, de hecho, uno de los más vendidos). Me pareció un sonajero muy simple, pero oye, que les encanta. Es ideal para que descubran su capacidad de `hacer sonar' las cosas, pues es fácil de agarrar y tiene un sonido bastante agradable. Y una vez que se les pasa la neura sonajeril, también les gusta como pelota

Hay quien lo critica por su dureza, temiendo que el niño se dé en la cabeza y se haga daño (a nosotros nunca nos ha pasado). Para calmar ese miedo, hay una alternativa más blandita (aunque no suena con la misma energía):

La marca es Oball y tiene varias versiones.

Si, por el contrario, sois de los que no les importa que el sonajero sea duro, tiene bastante éxito uno el Baby Music Bell, de Imaginarium, con un sonidito fuerte como él solo.Y es el más baratito.

Y no me puedo ir sin recomendaros a la madre de todos los sonajeros. Bueno, a la madre y el padre, porque son pareja y son los favoritos de MiHeredera. ¿Los conocéis? 
Se atan a las muñecas, así que pesan muy poquito. Así, se pueden usar desde los primerísimos meses, pues entretienen y no hacen pupa. Después, cuando los bebés son un poco más grandes, también les gusta, pues son de lo más manejable y, a la vez, se lo pueden meter a la boca sin problemas. Son de Infantino y cuestan menos de 8 euros.

Gracias Shoperoo.com por la foto


Con esto, y la recomendación de un paquete de aspirinas para vosotros, me despido hasta la próxima!

Besos.com


11.6.13

Una pista gratuita: un aspirador en el iPhone para dormir al bebé


Que sí. Que según muchas teorías lo mejor es que los bebés se duerman solos, sin ayudas, en su cunita y sin los papás cerca.

Pero señores, hay algunas que no podemos. Nos han tocado enanos poco dormilones y al final uno se las apaña como puede.

En mis inicios en esto de la maternidad, googlee una y otra vez para buscar personas en mi situación. Y oye, vaya si las hay. Abundan las historias de madres que tienen que enchufar el aspirador, el secador o el aspersor de humos de la cocina a las 5 de la mañana. Para no iniciados: esos ruidos son los llamados "blancos".

Blanco es un sonido único, constante y fuerte (que no molesto) que bloquea todo el resto de soniditos y ruiditos. Al bebé le recuerda a cuando estaba en el útero, pues se asemeja al ruido de la sangre circulando, a los latidos del corazón, a la respiración... le resulta familiar, con lo que le relaja, evitando la sobre estimulación.

Esos ruidos funcionan. Doy fe. Pero no me veía yo enchufando el aspirador a esas horas de la madrugada. Así que buscando y rebuscando encontré mi solución: maravillosas aplicaciones para el móvil que emulan todos esos ruidos y más: tormentas, lluvia, ríos, coches...

He probado todas. Y hay una que sobresale con muchísimaaaa diferencia: SoundSleeper. Éste es el icono:


Si tenéis problemas para que el bebé se relaje, os la recomiendo de verdad. La primera media hora de ruidito es gratis, así que no se pierde nada por probarla (puedes repetir de media en media hora tantas veces como quieras). Luego hay una versión de pago que te ayuda con programas para dormir al bebé de 0 a 24 meses, controlando sus ciclos cuando está en fase de vigilia (no he necesitado llegar a tanto).

Sólo tiene una pega: relaja tanto que como tengas al enano en brazos hasta tú caerás en los brazos de Morfeo.

Besos.com

10.6.13

#8J desde el otro lado: envidia del mother power

Echemos un ojo a la Real Academia de la Lengua. 

Envidia es:
             1. f. Tristeza o pesar del bien ajeno.
             2. f. Emulación, deseo de algo que no se posee.

Y la RAE añade: comerse alguien de ~.
             1. loc. verb. coloq. Estar enteramente poseído de ella.

Todo eso define perfectamente lo que hemos sentido las mamás que no hemos estado en #madresblogueras8j y la #fiesta8j. Envidia, aunque de la sana. Para despistadas: es ese megaencuentro molón en el que se han juntado 300 mamás blogueras en Madrid para desvirtualizar la efervescente blogosfera maternal. Eso es comerse de envidia.

Las que estamos al otro lado lo hemos vivido de una forma totalmente distinta. Las 300 madres que habéis estado ahí habéis sido nuestros ojos y oídos para enterarnos de todas esas cosas interesantes que os han contado. Al menos, a la espera de que tengamos un link donde ver el evento grabado… La mendas tiene una diferencia horaria de 6 horas y no está el cuerpo para madrugones de ese tipo.

Así que, con lo visto y oído a través de vuestros móviles, decidme, primero, si me han quedado claras 3 grandes enseñanzas básicas de un encuentro de blogueras.

  1. Batería extra#algopordiosqueseleparezca. Es lo primero que debes meter en la maleta en un evento de este tipo.
  2. Las tarjetas de visita ya no se llevan. Imprime una galleta a lo @desmadreando y te comes al personal.
  3. Cuidado con el segurata de la puerta: más de una debió de tener algún que otro encontronazo. Debía de hacer justicia a “eso de ir al Matadero”.


Pero vayamos a lo importante. Las ponencias/ talleres sobre SEO y posicionamiento, peligros de la red, relación con las marcas o cómo atraer más visitantes nos tenían a todas en vilo. Por partes:

  1. SEO y posicionamiento. Lo que me ha llegado como #madresblogueras8jencasa es que todo ese mundo de los motores de búsqueda es tan amplio, tan grande, tan complicado, que quizá muchas blogueras no tengamos ni tiempo ni conocimientos como para ponerlo en marcha. Decidme que me equivoco, please. Decidme que he captado mal la idea y que profesionalizar mi blog no es tan complicado.
  2. Peligros de la red. Me quedé con un consejo que dio una mamá (sorry que no recuerdo quién): si no quieres que te roben la foto de TuHeredero, mejor no la cuelgues. Y listo. Soy de las que pienso que o tienes privacidad o tienes internet.
  3. La relación con las marcas es... ¿imposible? En este punto encontré bastante pesimismo en vuestros comentarios. Me interesa especialmente conocer qué pensáis, pues mi blog, mamapuntocom, versa sobre los trastos de los bebés, sobre qué cosas son necesarias y cuáles menos, sobre una maternidad más económica. Y aunque sólo llevo un mes, ya he tenido 2 encuentros peculiares.
  4. Lo de cómo atraer más visitantes, el diseño y la usabilidad me genera mucho más que envidia! Es ansiedad!!!! A partir de hoy veo que vais a rediseñar todas los blogs a lo molón (como ya existen muchos) y que me he perdido algo. Porque me da la sensación que yo fallaba en todas las pistas que se iban dando L. Y es que una lo pasa mal hasta poniendo los logotipos de Facebook y Twitter para que le sigan en las redes sociales.


En este punto, no puedo dejar de dar las gracias a @laninasinnombre por dejarnos su interesantísima ponencia en su blog. Olé y olé! Mejor no te des un paseo por el mío hasta que no saque un poco de tiempo y ponga en práctica todas esas cosas que se contaron en #madresblogueras8j. No sabéis cuánta envidia me da que os hayáis desvirtualizado.

Besos.com

6.6.13

El "delantal" de la lactancia: un gasto innecesario

Aunque seáis tímid@s comentando, sé por las estadísticas del blog que el tema de la lactancia interesa.
Y quien mantenga esa timidez a la hora de dar el pecho, puede que haya pensado en el "delantal" de la lactancia.
Imagen de borneo shop

Para quienes no lo conozcáis y os sorprenda esta imagen: sí, estáis viendo bien, lo que hay debajo de ese pedazo de tela es un bebé.

En EEUU se usa muchísimo. Es ahora mismo un must de la maternidad. Pero si escribo este post es para aconsejaros que, según mi experiencia, os podéis ahorrar el gasto, pues a los enanos no les gusta demasiado.

Primero, porque no les mola eso de tener una tela rozando la piel de su cabeza y su cara. Segundo, porque doy fe de que da un calor del carajo. Tercero, porque en cuanto crecen un poco los bebés se mueven muchísimo y no hay forma de mantenerlo dentro. Te descoloca la tela, así que casi es peor el remedio que la enfermedad. Y, cuarto, porque a no ser que el niño te salga muy dormilón y te cierre los ojos mientras le das el pecho, lo que él quiere ver es tu cara. Y tú te morirás por mirarle también.

Besos.com




4.6.13

Lo mejor para la lactancia: el supercojín 'My brest friend"

Acostumbrarse a dar el pecho no es nada fácil. Dicen las estadísticas que el 70% de las mujeres tiene problemas al iniciar la lactancia: que si no agarra bien, que si duele, que si el bebe llora, que si, que si, que si...

No hay secretos para evitar todo eso. Al final, creo que es una labor de paciencia. Tarde o temprano, la lactancia se va asentando. Para ver si haces algo mal, la matrona puede darte los mejores consejos. Bueno, si estás en EEUU no tienes eso y no te queda otra que acudir a una consultora de lactancia. La broma en una ciudad como Nueva York te sale por 200 dólares si va a tu casa o por unos 100 si acudes a su consulta. A cambio te llevas unos consejos y el secreto mejor guardado: el mejor cojín de lactancia.

Os presento a "my brest friend". 



No es el típico cojín que está expuesto en las tiendas porque están más de moda los multiusos, esos que luego te permiten usarlos con el bebé para que se siente o se quede tumbadito. Éste no te permite hacer todo eso, pero a cambio te da la lactancia más cómoda del mundo mundial. Aunque a primera vista te parezca un poco un platillo volante, su gran ventaja es que se ajusta perfectamente. Otros que he usado se acaban escurriendo y no terminas de estar cómoda. Además, es alto, permitiendo que el bebé esté en lugar justo (en el momento justo).
Ésta no soy yo (gracias a la modelo de Google)

Y un detalle tonto: el bolsillito. Parece una pijada, pero a mí me sirve para meter ahí el móvil antes de coger a la nena y así luego, una vez sentada, me puedo entretener un rato gracias a que el cojín te deja una o las dos manos libres, según como te lo montes. Si no puedes tener agua cerca de una mesa mientras das el pecho, es buen sitio para la botellita, que una se queda seca mientras tiene al bichillo comiendo.

Me podéis decir que es innecesario, que toda la vida se ha dado el lactar sin cojín y aquí estamos. Estoy totalmente de acuerdo, pero también os digo que desde que la consultora me descubrió My brest friend se convirtió en My best friend (era una gracia fácil, pero es verdad).

En España lo venden en muchos sitios, podéis ponerlo en google y lo encontráis. No quiero poner ninguna tienda en concreto :-)

Besos.com

P.D. Si alguna es coqueta, se puede cambiar la funda del cojín, hay decenas de estampados.
P.D.2. Si tenéis gemelos, hay un modelo especial que parece bastante práctico.


P.D.3. Os dejo una explicación gráfica de sus bondades.



2.6.13

¿Cuna o cuco?



Pero, dicho esto, intentaré contar mi experiencia. Creo que lo ideal de la muerte es tener un cuco para el principio y una cuna para después. En el cuco no podrás tenerle más allá de los 3-5 meses (según tamaños y movimientos) y en la cuna puede no estar cómodo antes de esa edad (es demasiado grande para ellos). Además, piensa que necesitarás un sitio donde tenerle en el salón contigo o donde sea. Un lugar “portátil”, por llamarlo de alguna forma.

Lo que suele suceder es que todas queremos ahorrar espacios y trastos. Así que intentamos ahorrarnos el cuco. Nosotros compramos la “Hamaca Cuco 3 en 1 de Tiny Love” de la que hablo en el blog para que nos sirviera también de silla y no fue mal del todo. Lo malo es que de cuco fue bien, pero de silla no… Se queda pequeña enseguida y es carilla. En cambio, tienes cucos / canastillos por 30 dólares que igual van mejor.

 Si quieres buscar más soluciones en una, un “tipo pack”, échate un carrito con cuco/capazo. El basinet que llaman en EEUU. Es el que lleva la Bugaboo Camaleon (por decirte el modelo más conocido)…. De hecho, en EEUU no lo llevan muchos más coches, pues aquí lo que les mola es llevar el Grupo 0. La opción más económica es la City Mini, que tiene cuco de la marca. Pero cuesta lo mismo la silla en sí (250 dólares) que el basinet (otros 250). Y a nosotros no nos convenció porque para una ciudad como NY, con estos suelos tan destrozados y llenos de agujeros, queríamos algo con más amortiguación.

Hay una de Mamas & Papas que también lleva cuco y hay alguna otra opción. Echa un ojo. Esa capota te sirve para tenerlo contigo en el salón (o wherever) y hay gente que les duerme ahí de noche. Ahora bien: el día que el bebé cumpla 3-5 meses también vas a tener que retirarla.

Así que, si hay que elegir sólo un trasto, me quedo con la cuna (la nuestra es transformable en cama después). Es la que tiene vida más larga. En este caso, te pueden ocurrir dos cosas:

  1.        Que le encante esa cunita. Al principio puede resultarles grande, pero oye, hay niños que se adaptan y desde el minuto cero les duerme ahí.
  2.        Que no le guste para nada. En este caso tienes tres opciones más:

-          Usar la silla de la calle para dormir las siestas y por la noche. A mucha gente le funciona
-          Meter al bebé los primeros meses (o lo que quieras) en tu cama. Esto da para otra historia porque hay detrás muchas teorías, dimes y diretes. Yo lo hice y la verdad es que no sé si volvería a repetirlo. Una vez que se acostumbran al calorcito de mamá es muy complicado hacerles cambiar de opinión. Eso sí, el gustillo no te lo quita nadie…
-          Ir a la tienda más cercana una vez que tengas al bebé en brazos y comprarte un cuco. Las tiendas no cierran después de que des a luz


Dicho todo esto, si yo diera marcha atrás, invertiría en una buena silla con su cuco, que me sirve para la calle y para casa. Y luego, con una cuna de Ikea de toda la vida vas bien. Eso sí, no aconsejo lo de la cuna de viaje. Hay bebés, como el mío, que se despiertan muy fácilmente al depositarlos en la cuna. Es como si tuviera pinchos. Y las de viaje no suelen tener dos alturas. Sólo la inferior… Y si no tienes los brazos del Inspector Gadget puede complicarte la vida.

Besos.com

P.D. Hay otras soluciones originales por la red. Por ejemplo, para quienes quieran hacer colecho sin sacrificar su propia cama:


Y para quien quiera adaptar al bebé dentro de la cama de matrimonio sin peligro (aunque una vez que sea un poco mayor y empiece a moverse un poco más no creo que funcione):