28.5.14

Asiento de bebé Bumbo, otro gasto innecesario

Como padres, intentamos que el desarrollo motor de nuestros hijos se ajuste a la perfección a lo que cuentan los manuales. Que si debería sonreír a los 4 meses, gatear a los 9, decir sus primeras palabras cuando cumple un año... Es bueno y recomendable vigilar ciertos hitos, pero sin obsesionarse. Y, sobre todo, sin forzar. Y sin comprar aparatos inútiles.


En esa categoría entra para mí el asiento para bebé Bumbo.



Es normal sentir la tentación de comprarlo cuando, sobre los 6 meses, te dicen que tu bebé debería estar sentado ya. No niego que pueda ser una ayuda pero me parece: 

1) efímero, porque en cuanto tu enano logre sentarse no querrá estar aprisionado ahí, con lo que habrás gastado dinero con poco sentido (y habrás sacrificado espacio en casa). 
2) es peligroso. De hecho, en Illionois han retirado 4 millones de asientos de Bumbo porque los niños corren el riesgo de caer al bajarse. Desde 2007, ha habido al menos 50 accidentes, provocando lesiones craneales a 19 bebés que cayeron desde superficies altas. Ahí queda eso. 

Entiendo que si se usa con cuidado y en el suelo puede funcionar y que a cada uno en su casa le funciona una cosa. Aunque eso no pasa en muchas ocasiones, como sospecho cada vez que veo estos asientos en las estanterías de saldos de los centros comerciales. 


Besos.com







P.D. Hablando de desarrollo motor, os recuerdo que ésta es la mejor guía que he encontrado.

http://www.mamapuntocom.blogspot.com.es/2014/05/con-cuantos-meses-se-debe-sentar-mi.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario